Actualizaciónes  | Medjugorje  | Mensajes  | Artículos y Noticias  | Videos[EN]  | Galería[EN] | Mapa del Sitio  | Sobre[EN]  | Libro de Visitas  | Enlaces  | Screensaver  | Wallpaper | Web Feed

www.medjugorje.ws » Eco de Maria Reina de la Paz » Eco de Maria Reina de la Paz 147 (Septiembre-Ottobre 1999)

Other languages: English, Deutsch, Español, Français, Italiano
Download (70.1 KB )

Eco di Maria
Regina della Pace

Español 147

Setiembre - Octubre 1999 - Info


Mensaje de María del 25 de julio de 1999:

"Queridos hijos, hoy también me regocijo con vosotros y a todos os invito a la oración de corazón. Hijitos, os invito a que todos agradezcamos a Dios aquí conmigo las gracias que os da a través de mí. Deseo que comprendáis que aquí quiero crear no sólo un lugar de oración sino también un encuentro de corazones.
Deseo que mi corazón, el de Jesús y vuestro corazón se fundan en un corazón de amor y de paz. Por tanto, hijitos, orad y alegraos por todo lo que Dios hace aquí, a pesar de que Satanás provoca pleitos e intranquilidad. Yo estoy con vosotros y os conduzco a todos por el camino del amor.
Gracias por haber respondido a mi llamada."

No sólo un lugar de oración sino un encuentro de corazones

En la fiesta del apóstol Santiago, patrón de la parroquia, la Reina de los apóstoles se regocija con nosotros. Pero enseguida añade: e invito a todos a la oración del corazón: fiesta interior por tanto, más que exterior. Quiere decir que la alegría plena de la fiesta se consigue con la oración del corazón, que está en la base de su escuela. Esto tiene lugar cuando encontramos a Jesús en el silencio, en la escucha, o mejor, nos dejamos encontrar por Jesús, que quiere poseernos, abrirnos los ojos, llenarnos de Su Espíritu y cambiarnos: Escuchadme y viviréis... comeréis manjares suculentos (Is 55, 2).
Luego nos invita a agradecer a Dios, asimismo, por todas las gracias que nos da a través de Ella. No lo comprendemos nunca suficiente. En este punto expresa el deseo de que comprendamos cuál es su intención en este lugar. No quiere que sea sólo un lugar de oración, como tantos santuarios. Aquí su presencia es actual y continua desde hace 19 años. Este lugar que Ella ha escogido es más querido que muchos otros en los que he permanecido encantada tanto tiempo como el Altísimo me ha enviado a ellos (mens. 21.3.85). Por tanto quiere mucho más. ¿Cuál es el objetivo que quiere realizar? Un encuentro de corazones. ¿Pero de qué corazones? De nuestro corazón con el Corazón de Jesús y con Su Corazón Inmaculado.
Podríamos esperar que dijera "un encuentro de hombres y razas", y en cambio es el encuentro con los Corazones de Jesús y de María. Para quien no ha tenido experiencia de Dios, esto se llama "intimismo". Sin embargo, es el amor inmenso de los dos Corazones, que quieren comunicarse a los hombres, mientras éstos se cierran por lo común a una religión mental o a una piedad devocional. A quien quiere encontrar estos corazones, le es dado amar con el corazón de Jesús y de María. También para San Pablo era así: Vivo yo, pero ya no soy yo, es Cristo quien vive en mí (Gál 2,20) hasta el punto que se dice: el corazón de Pablo es el corazón de Cristo. Aquí además está la ternura del Corazón de su Madre. Solamente habiendo encontrado estos dos Corazones, pueden encontrarse los corazones de los hombres. Así caerán las barreras del individualismo y habrá una fusión de corazones. Desde siempre ya se constata en Medjugorje este encuentro de corazones, porque aquí se tejen relaciones impensables y se crea una red de comunión que teje el Santuario.
Este encuentro de corazones es el modelo que María quiere realizar para que hacia eso mire la Iglesia y miren los pueblos y se conviertan así en un solo corazón de amor y de paz. Esto lo dice precisamente en el centro de etnias en guerra unas contra otras, dañadas por odios seculares y que no aceptan una convivencia pacífica. Esto es lo que Dios quiere hacer -y no sólo aquí- a través de la obra de su Madre, para que los hombres, en el colmo de la exasperación, se conviertan del odio al amor. Si Ella habla de querer realizar, quiere decir que no se trata de un vago deseo, sino que todo se cumplirá, porque nadie puede resistirse a la voluntad de Dios (cf. Ester 4, 17b).
Por esto la Reina de la Paz nos invita a orar y a regocijarnos, a pesar de que satanás provoca pleitos y intranquilidad. Sabemos que él está hoy más furioso que nunca porque sabe que tiene poco tiempo y tiene complices justamente entre aquellos que creen trabajar para Dios. Y hay pleitos debido al protagonismo, a celos, a incomprensiones. Pero el buen grano resistirá a la cizaña. Luego está la inquietud sobre el futuro de Medj., atacado como nunca. Pero no temáis, parece decir: Yo estoy con vosotros y os guío por el camino del amor, que al final vencerá. Su presencia nos basta para sentirnos seguros.
d.A.

 

Mensaje de María del 25 de agosto de 1999:

"Queridos hijos, también hoy os invito a que en los colores de la naturaleza glorifiquéis a Dios Creador. Él, a través de la flor más pequeña, os habla de Su belleza y de la profundidad del amor con el que os ha creado. Hijitos, que la oración brote de vuestro corazón como el agua fresca de un manantial. Que los campos de trigo os hablen de la misericordia de Dios hacia cada criatura. Por lo tanto, renovad la oración de agradecimiento por todo lo que os da. Gracias por haber respondido a mi llamada."

Asombro ante la creación
Gloria y gracias al Creador

No es la primera vez que María nos llama a mirar a la creación para leer a Dios en el libro más fácil que Él ha escrito para todos, y para exclamar: Qué grandes son tus obras Señor: todo lo has hecho con sabiduría (s.103). Pero el hombre insensato no entiende y el necio no comprende (s.91).
Vivimos en un mundo sofisticado, donde se glorifica la obra y la capacidad del hombre que puede hacerlo todo. Si la Virgen invita a contemplar la obra de Dios, es sin duda porque el hombre está siempre más absorbido por las obras de sus manos, que se convierten en sus ídolos. La alabanza y el agradecimiento continuo que debemos a Dios son la sustancia de nuestra vida y se expresan convenientemente en la Eucaristía: Gloria a Dios... Demos gracias a Dios.
Pero detrás de la carrera frenética de cada día, que nos impide pararnos para contemplar a Dios, está el ojo no puro, cuando no del todo cerrado: Si tu ojo es limpio, todo está en la luz, pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo (toda la realidad) estará en las tinieblas (Mt 7,22). Si María recurre a los colores de la naturaleza, a la pequeña flor que nos habla de la belleza de Dios, es porque ya no tenemos el asombro de los niños. Así ya no conocemos la profundidad del amor con el que Dios nos ha amado y por el cual ha creado todas las cosas para nosotros.
La oración mana espontáneamente como agua fresca de una fuente cuando el ojo es puro, entonces el asombro nace de la sencillez del corazón.
Los campos de trigo nos hablan de la misericordia de Dios, el cual hace salir el sol sobre buenos y malos, y hace llover sobre justos e injustos (Mt 5,45). A pesar de nuestros pecados, Él no cesa de proporcionarnos lo necesario para vivir, el pan cotidiano.
Al final está la invitación a dar gracias por todo lo que Dios nos da. Pero esto hace pensar en todos los que en el mundo no tienen lo necesario para vivir. Dios ha dispuesto en la creación los medios de vida para todos los hombres que son y que serán, pero el egoismo de unos pocos quita lo necesario a la inmensa mayoría que vive en la miseria o pasa hambre. ¡Qué juicio nos espera si nuestra acción de gracias (Eucaristía) está manchada por nuestros corazones cerrados!(> p.8)
(> p.1) Oh Padre, no siempre somos capaces de reconocer la obra de Tu Amor en las maravillas de Tu Creación; no siempre, o quizás ya nunca, somos capaces de asombrarnos frente a la belleza de una humilde flor del campo. Los ojos, deslumbrados por las luces de nuestras ciudades, ya no logran apreciar la tenue claridad del alba o los colores siempre nuevos del atardecer; los oídos, aturdidos por los ruidos del mundo, ya no oyen el murmullo del viento ligero (1Re 19,12) que anuncia Tu presencia.
Incluso cuando, oh Padre, no se nos pasa la belleza de Tus criaturas, no somos capaces de ver más allá, de ver en ellas los signos de Tu Obra y contemplar así, en la suya, Tu belleza; y esta incapacidad no sólo corta las alas a nuestro agradecimiento, sino que nos induce a agotar en ellas los sentimientos de nuestro corazón o, aún peor, a pensarlas como hechas sólo para nosotros mismos y por tanto a usarlas de modo incorrecto, o hasta a abusar de ellas. En este uso incorrecto está la raíz de cada culpa, de cada vejación, de cada violencia, en este abuso está la raíz de cada riqueza injusta y, en consecuencia, de cada pobreza, de cada humillación del cuerpo, de cada violación de la inocencia, de cada expoliación de la naturaleza...
Pero tú, Padre, eres paciente y misericordioso y esperas que los hijos te reconozcan, por el mismo daño que se han hecho sin reconocerte y te den gracias en la alegría de la comunión con todos los hermanos.
Nuccio

 

El Papa: "¡Jóvenes, debéis ser santos!"

¡Queridísimos jóvenes! - Hace quince años, al final del año santo de la Redención, os confié una gran cruz de madera invitándoos a llevarla al mundo, como signo del amor del Señor Jesús hacia la humanidad y como anuncio de que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención. Desde entonces, esta cruz ha cumplido un largo e ininterrumpido viaje a través de los continentes, mostrando que la Cruz camina con los jóvenes y que los jóvenes caminan con la Cruz.
Con estas palabras Juan Pablo II ha abierto su mensaje a los jóvenes para la XV Jornada mundial de la juventud, la del jubileo, programada en Roma del 15 al 20 de agosto del dos mil, que tendrá como tema: "El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros". Y es en la figura de Jesús de Nazaret, el Dios-con-nosotros, el Emmanuel, que el Papa ha centrado su mensaje dirigido a todos los jóvenes cristianos.
En la vigilia del nuevo milenio os renuevo de corazón la invitación apremiante a abrir las puertas a Cristo, el cual "a cuantos lo han acogido ha dado el poder de convertirse en hijos de Dios" (Jn 1,12). Acoger a Cristo significa recibir del Padre la consigna de vivir en el amor por Él y por los hermanos, sin discriminación alguna...
Con un tono apasionado y lleno de sabiduría, el Santo Padre invita a las jóvenes generaciones a no dejarse deslumbrar por las luces vacías y falsas que el mundo propone y les muestra el camino del Crucificado, Aquél que revela la medida del amor de Dios por el hombre. Pasión quiere decir amor apasionado, que al darse no hace cálculos: la pasión de Cristo es el culmen de toda una existencia "dada" a los hermanos para revelar el Corazón del Padre. La Cruz, que parece alzarse de la tierra, en realidad cuelga del cielo, como un abrazo divino que estrecha el universo.
Frente a estos grandes misterios, el Pontífice exhorta a elevarse a una actitud de contemplación: ¡Contemplad y meditad! Dios nos ha creado para compartir su misma vida; nos llama a ser sus hijos, miembros vivos del Cuerpo místico de Cristo, templos luminosos del Espíritu del Amor. Nos llama a ser "suyos": quiere que todos seamos santos. ¡Queridos jóvenes, tened la sana ambición de ser santos, como Él es santo!
Palabras aparentemente arduas si consideramos que hoy el hombre tiende a actuar contando únicamente con los propios recursos humanos, pero el Papa asegura: Alguna vez podemos vernos invadidos por el desánimo y llegar a pensar que no es posible cambiar nada ni en el mundo ni en uno mismo, sabedores de los propios fracasos, de las cargas que pesan sobre el hombre, de los peligros que lo amenazan y de las consecuencias del pecado; pero si es arduo, es el camino, y en Aquel que es nuestro Redentor lo podemos todo. Por esto, no miréis a nadie más que a Jesús. No busquéis en otro lugar lo que sólo Él puede daros.
Con Cristo, la santidad - proyecto divino para cada bautizado - se hace posible. Apoyaos en Él, creed en la fuerza invencible del Evangelio y poned la fe como fundamento de vuestra esperanza. Jesús camina con vosotros, os renueva el corazón y os robustece con el vigor de su Espíritu.
El sucesor de Pedro es un pastor sabio que sabe cómo hablar al rebaño que Dios le ha confiado, consciente de la fragilidad y de los límites humanos pero también seguro de la Providencia divina que da en abundancia a quien se abandona a ella con confianza. El Papa entonces enseña a sus ovejas el camino a seguir para llegar a la meta:
¡Jóvenes de todos los continentes, no tengáis miedo de ser los santos del nuevo milenio! Sed contemplativos y amantes de la oración; coherentes con vuestra fe y generosos en el servicio a los hermanos, miembros activos de la Iglesia y artífices de paz.
Para realizar este comprometido proyecto de vida, permaneced a la escucha de su Palabra, coged vigor de los Sacramentos, especialmente de la Eucaristía y de la penitencia. El Señor os quiere apóstoles intrépidos y constructores de una nueva humanidad. En efecto, ¿cómo podréis afirmar creer en el Dios hecho hombre, si no os posicionáis contra lo que envilece la persona humana y la familia? Si creéis que Cristo ha revelado el amor del Padre por cada criatura, no podéis no poner todos los esfuerzos para contribuir a la edificación de un mundo nuevo.
Finalmente, Juan Pablo II vuelve su mirada a la Virgen Madre de Dios, indicándola como: "La aurora que precede el surgimiento del Sol de justicia, Cristo nuestro Redentor". La encarnación del Verbo y la redención del hombre están estrechamente conectadas con la Anunciación, continúa el Papa, cuando Dios reveló a María su proyecto y encontró en Ella, joven como vosotros, un corazón totalmente disponible a la acción de su amor. Desde hace siglos, con el rezo del Angelus la Iglesia recuerda la entrada de Dios en la historia del hombre. Que esta oración se convierta en vuestra oración, meditada cotidianamente.
Que María Santísima os enseñe, queridos jóvenes, a discernir la voluntad del Padre celeste sobre vuestra existencia. Os dé la fuerza y la sabiduría para poder hablar de Dios. Que con su ejemplo os empuje a ser en el nuevo milenio anunciadores de esperanza, de amor y de paz. (29.06.1999)

El S. Padre nos recuerda
los novísimos

El Papa ha dedicado varias audiencias generales del miércoles a los novísimos, como para subrayar la necesidad de que se hable de ellos en las Iglesias. Comenzó con el Paraíso, que "es la completa intimidad con el Padre, abierta por Jesús para nosotros, tras el recorrido de nuestra vida terrena con el misterio pascual" (21.07).
Luego habló del Infierno: "es la situación de quien rechaza la misericordia y el perdón del Padre, incluso en el último instante de su vida... separándose así para siempre de la comunión gozosa con Él" (28.07).
El Purgatorio: "para los que se encuentran en condiciones de apertura a Dios, pero de manera imperfecta, el camino hacia la plena bienaventuranza requiere una purificación que la fe de la Iglesia ilustra a través de la doctrina del Purgatorio", que "no indica un lugar, sino una condición de vida". "La solidaridad de los creyentes en el Cuerpo Místico hace que hasta los que viven en un estado de purificación, puedan gozar de la oración, del sufragio y de la caridad de los hermanos en la fe" (04.08).
Se ha apuntado que el S. Padre, para probar la existencia del purgatorio, no ha hecho referencia, por otro lado innecesaria, a 2. Mac 12, 48..., donde Judas enviaba ofrendas a Jerusalén para que se hiciese un sacrificio expiatorio por los soldados muertos en pecado. Esto lo ha hecho por delicadeza hacia los hermanos protestantes de las diferentes confesiones que no reconocen los 2 libros de los Macabeos como inspirados divinamente.
"Toda la vida cristiana es como una peregrinación hacia la casa del Padre... pero la mirada hacia las realidades últimas no puede implicar no comprometerse con las realidades terrenas... Hay que purificar cada actividad humana para descubrir el misterio de las realidades futuras" (11.08). En el camino de conversión nos encontramos con la obra de satanás. Pero "Jesús lo ha vencido para siempre... la lucha contra el mal, sin embargo, continúa y requiere vigilancia".

El Osservatore Romano , ed. semanal, reseña todos los discursos y los actos más importantes del Papa. Se puede solicitar en las lenguas principales en: 00120, Ciudad del Vaticano, v. del Pellegrino, fax: 06-69883675.

Sostenemos al Papa
en la hora de la lucha

El obispo Mons. Paolo Hnilica, en una carta a los grupos marianos, fecha de 29.06.99, escribe entre otras cosas: "...Ésta es la época mariana querida por Dios, y la Virgen está movilizando su descendencia para traer al mundo la paz verdadera y reconciliar a los hombres con Dios. Pero este proyecto pasa a través del programa de vida Totus tuus, indicado por los santos y llevado adelante por el S. Padre...
Debemos recordar que si Pedro y la Virgen están tan estrechamente ligados, el odio de satanás hacia la Inmaculada no es independiente del odio hacia el Papa. El diablo hoy combate contra estas dos figuras bíblicas y ellas deben vencer. Pablo VI, al regreso de Fátima, escribió la Signum Magnum. El "Gran Signo", la Mujer vestida de sol, es la misma mujer que debe aplastar la cabeza de la serpiente. Pienso que hoy la Virgen tiene la misma misión que Abraham ante Sodoma y Gomorra. Si Abraham hubiese encontrado diez justos, las dos ciudades todavía existirían. El S. Padre exclamó al regreso de su viaje a Fátima en el 82: "¿Pero cuántos justos serían necesarios hoy?". Esto no lo sabemos, pero la Virgen lo sabe y no nos dejará en paz hasta que los encuentre...
Hoy, especialmente, vemos cómo esta lucha se ha vuelto cruenta. El S. Padre está asaltado por calumnias, por persecuciones, por incomprensiones incluso de parte de quien debería estar en primera línea para sostenerlo. Por esto quiero, en los umbrales del Jubileo del dos mil, haceros a vosotros, lectores y amigos, una invitación especial que tengo en el corazón.
Como hizo la iglesia de Jerusalén por San Pedro cuando estuvo encarcelado, os pido ahora a vosotros que os unáis con fe en oración para pedir a la Virgen que proteja y sostenga al Vicario de Cristo en este tiempo de tribulación y de prueba. Juan Pablo II ha quedado como la única voz para contrarrestar al Príncipe y a los Príncipes de las tinieblas de este mundo, y llevar un mensaje contracorriente y en línea con el Evangelio...
Así como los brazos de Moisés alzados en oración hicieron vencer la batalla a los israelitas, así también nuestras súplicas obtendrán las gracias necesarias para sostener a la Iglesia y a su Pastor en la batalla contra el enemigo".

 

"Volved al fervor primitivo"
"Agarrad el Rosario"

He aquí algunos de los mensajes más urgentes en los que la Reina de la Paz ha invitado a sus hijos a rezar con el Rosario. En la Vigilia de la Asunción 1984 decía a Iván: "Me gustaría que la gente en estos días rezase conmigo. ¡Y que rece lo máximo! Que cada día recite al menos el Rosario: los misterios gozosos, dolorosos y gloriosos..."
En el 4° aniversario de las apariciones (25.06.1985), cuando Marija le preguntó qué quería decir a los sacerdotes, la Virgen respondió: ¡Queridos hijos! Os exhorto a invitar a todos a la oración del Rosario. Con el Rosario venceréis todos los obstáculos que Satanás en este momento quiere poner a la Iglesia católica. Todos vosotros sacerdotes, rezad el Rosario, buscad tiempo para el Rosario.
Cuando estalló la guerra del Golfo, María dijo: Satanás es fuerte y desea destruir no sólo la vida humana, sino también la naturaleza y el planeta en el que vivís... Si queréis, agarrad el Rosario, sólo el Rosario puede hacer los milagros en el mundo y en vuestra vida (25.01.91).
Y más recientemente: Invito a todos los sacerdotes, los religiosos, las religiosas a recitar el Rosario y a enseñar a los otros a rezar. Hijitos, el Rosario me es particularmente querido; a través de él abriréis vuestro corazón y os podré ayudar (25.08.97).

El Rosario es el camino más corto para la oración del corazón

"La oración de María atrae, en el corazón de quien reza con la corona del Rosario, la oración del Espíritu Santo, como un horno atrae los rayos del sol y obtiene una temperatura de varios centenares de grados. Esto es lo que ocurrió en el cenáculo, cuando María unió su invocación a la de los discípulos, convirtiéndose en el modelo de la Iglesia en oración: el Espíritu Santo encendió el fuego en la Iglesia y en el mundo, llevándolos al máximo de la incandescencia". Así escribe el P. Jean Lafrance, ardiente apóstol de la oración en París (el Rosario, ed. Ancora, MI).
"Es un hecho experimentado: cuando una persona reza el Rosario con confianza y perseverancia, antes o después siente nacer en su corazón la oración incesante del Espíritu. Comprende entonces la palabra de Jesús en el Evangelio: "Hay que orar siempre, sin cansarse" (Lc 18,1)...
Oratorio del corazón. En este sentido, el Rosario, con su "volumen" y el tiempo que requiere para rezarlo correctamente, se parece a la masa informe de arcilla que ofrecemos al Padre para que la trabaje con sus manos: el Verbo y el Espíritu Santo. Desde el momento en que lo rezamos con María y en Ella, estamos en el camino de la oración continua. Sobre esto, San Luis de Montfort afirmaba: "María será para el alma el oratorio del corazón, para expresar todas sus oraciones a Dios, con la certeza de ser escuchados".
Súplica omnipotente. María, además de ser la Madre de la oración del corazón, es también la "súplica omnipotente". Es a Ella a quien debemos dirigirnos para obtener el don de la súplica permanente. A fuerza de decir: "Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte", un día los cielos se abrirán y comprenderemos que María intercede continuamente por nosotros...

Puntos firmes sobre el Rosario para que sea oración del corazón

El P. Andrea Gasparino de Cuneo, un conocido maestro de oración, en sus muchas enseñanzas se declara siempre enemigo de la oración mecánica. El Rosario, con la repetición continua de fórmulas podría fácilmente convertirse en una oración de este tipo. He aquí cómo responde el padre con extrema claridad a las preguntas planteadas por algunos oyentes de Radio María (16.06.99).

Si no se contemplan los misterios,
el rosario es un cadáver sin vida

P. Rezo cada día el Rosario, pero no sé si rezo con los labios o con el corazón, porque a veces mi oración es árida y vacía.
R. Tú debes realizar la revolución de la oración, porque cuando reces verdaderamente, como desea la Virgen, tu vida cambiará. Comenzando con el Rosario, he aquí lo que te digo: el Rosario es una oración típicamente mecánica si no te esfuerzas. Entonces, ¿qué debes hacer? Pablo VI, en la encíclica "Marialis Cultus" (n.47) dijo: "Si no es oración contemplativa es un cadáver sin alma", un cuerpo sin alma. Poco vale tu Rosario si no es oración contemplativa. Entonces debes hacerte este propósito: cuando reces el Rosario, deténte en el misterio y mira si puedes decidir algo práctico; pregunta a la Virgen, "¿qué debo decidir en este misterio?" y Ella seguro que te iluminará. Por ejemplo, lee el misterio en el Evangelio, porque enunciarlo simplemente te dice muy poco.
Si tú, en cambio, coges la página del Evangelio que habla del misterio, es otra cosa. Alárgate meditando el Rosario, luego detén la atención en una palabra del Ave María, una es suficiente. Cuando digas "ruega por nosotros pecadores, ahora", párate en la palabra "ahora" y comprenderás que en el momento en que oras, quizás debas perdonar, quizás debas sintonizarte con la voluntad de Dios, corregir algo en ti.
Pon atención en una palabra y verás como los Rosarios te convierten verdaderamente: antes que rezar muchos Rosarios, reza uno más breve, pero como lo quiere la Virgen y comunícate realmente con Ella. A medio Rosario te darás cuenta de que todavía no te has comunicado con la Virgen y que tu pensamiento está lejísimos. Te despertarás y dirás: "No, quiero comunicarme con la Virgen"; entonces te detendrás en algunas palabras porque éste es el verdadero Rosario.

La oración de la escucha debe transformarnos

P. Rezo a menudo, pero no logro alcanzar la verdadera comunión con Dios: tiendo a hablar con Dios, y por tanto no hago la oración del silencio.
R. Es más fácil hablar con Dios que escucharlo, pero recuerda que lo que tú le dices a Dios no es más importante porque Él ya lo sabe; al contrario, lo importante es lo que Él tiene para decirte. Cada vez que reces, haz una pausa de silencio prolongada para entrar en la presencia de Dios. Piénsalo presente en ti en la SS. Trinidad y pregúntaLe: "Señor, ¿qué quieres decirme hoy?" Ayúdate mucho con la palabra de Dios, el Evangelio. Pregunta por ejemplo: "¿Qué quieres decirme hoy sobre mi caridad, sobre mis deberes, o sobre mi manera de acercarme a la S. Eucaristía?" Si no recibes la respuesta enseguida, recuerda que el Señor habla siempre con un pequeño velo porque nosotros tenemos necesidad de la espera, la fe, la humildad. No te alarmes si no tienes una respuesta rápida a tu insistencia; tu pregunta debe ser sincera; luego, la respuesta te vendrá quizás en pleno día. Ejercítate en la escucha.
P. Pertenezco a un grupo de la Renovación, pero la oración que se hace es larga, confusa y con gestos. ¿Qué piensa de eso?
R. La oración debe ser contacto con Dios. Intenta preguntarte después de esas media horas, horas de oración si te has comunicado con Dios: alma-alma, corazón-corazón con Dios. Difícilmente lo habrás hecho porque es necesario un ambiente para hacerlo. Por tanto, cuando os reunís todos juntos, es hermoso que participéis en la oración común, pero recordad que antes deberíais haberos comunicado con Dios en la intimidad.
Debes descender a la conciencia y escuchar bien qué quiere Dios de ti y esto sólo puedes hacerlo con la oración del silencio. Sólo con la oración personal, tu participación en estos grupos será muy sincero y verdadero. Sin oración personal, hasta la liturgia queda vacía. Habla mucho en el grupo de esta oración silenciosa.
P. Rezo mucho, pero tengo el hábito de encomendar las personas a Dios nombrándolas una a una con sus problemas. ¿Es correcto?
R. No te preocupes por eso, porque Dios no necesita información, pero es hermoso que tú te concentres e implores al Espíritu Santo sobre cada persona para que Él pueda actuar en ellas y llevarlas allá donde deben ir. Es útil que cuando reces por una persona en particular, vayas a lo práctico: "Hazme comprender qué puedo hacer yo por esa persona". Entonces la oración se hace constructiva porque te arremangas y ayudas a esa persona. Es fácil ayudar a alguien con las palabras, pero no con los hechos o con el comportamiento.

Qué es lo que ha mantenido encendida la fe en
Armenia y en Rusia

Un diácono de rito armenio, presente en Roma, explica: "Fuimos a Armenia en 1988 tras el terremoto para ayudar a las poblaciones afectadas por el desastre. Sabíamos que en Armenia la fe católica continuaba viva, a pesar de la hostilidad del régimen comunista. Se hablaba de 80.000 católicos. Hoy, sin embargo, pensamos que no son menos de 300.000.
Desde hace al menos 30 años se quedaron sin pastores. El último sacerdote católico murió hace 30 años. Hemos conseguido encontrar su tumba. Bajo su nombre había esta inscripción: "el sacerdote que recitaba el Rosario". Luego descubrimos el porqué de esas palabras: la única práctica que les había quedado de la fe era el Rosario, que recordaba los misterios de la salvación. Intentamos establecer contactos con ellos, pero para ellos éramos extraños, no se fiaban. Pero cuando nos presentamos con el Rosario en mano, su dificultad desapareció. En su simplicidad y en su pobreza cultural, los dos elementos que eran casi el ticket de visita que daba testimonio de ser católicos, era el rezo del Rosario y la adhesión al Papa de Roma.
Ahora se está reanudando lentamente la presencia de sacerdotes y de pastores para ayudarles a redescubrir la fe que ellos han confiado en estos largos años a la cadena sencilla, pero sólida del Rosario". (p. Giordano Muraro, docente en el Angelicum de Roma)
Un testimonio análogo refiere el card. Messner, que ha encontrado encendida la fe en muchas familias rusas, tras décadas de ateísmo, únicamente con la ayuda del Rosario.

 

¡Qué poder, las bendiciones!

Qué dice Jesús a Teresa Neuman, la estigmatizada alemana que vivía sólo de la Eucaristía

"Querida hija, quiero enseñarte a recibir mi Bendición con fervor. Intenta comprender que algo grande tiene lugar cuando recibes la bendición de un sacerdote mío. La bendición es un desbordamiento de mi Divina Santidad. Abre tu alma y deja que se haga santa a través de mi bendición. Es rocío celestial para el alma, a través de la cual todo lo que se haga puede dar fruto. A través del poder de bendecir, he dado al sacerdote el poder de abrir el tesoro de mi Corazón y de derramar una lluvia de gracias sobre las almas.
Cuando el sacerdote bendice, Yo bendigo. Entonces una corriente de gracias fluye de mi Sagrado Corazón al alma hasta llenarla completamente. En conclusión: ten abierto tu corazón para no perder el beneficio de la bendición. A través de mi bendición, recibe la gracia de amor y ayuda para el alma y para el cuerpo. Mi santa Bendición contiene toda la ayuda necesaria a la humanidad. Por medio de ella te son dados la fuerza y el deseo de buscar el bien, de evitar el mal, de gozar de la protección de mis hijos contra el poder de las tinieblas. Es un gran privilegio cuando te es concedido recibir la bendición, no puedes comprender cuánta misericordia te llega por medio de ella. ¡¡¡Por esto, no recibas nunca la bendición fría o distraídamente, sino con toda tu completa atención!!! Tú, pobre antes de recibir la bendición, eres rica después de haberla recibido.
Me duele que la bendición de la Iglesia sea tan poco apreciada y así raramente recibida. La buena voluntad es reforzada por medio suyo, las iniciativas reciben mi Providencia particular, la debilidad es fortalecida por mi poder. Los pensamientos y las intenciones son espiritualizados y neutralizadas todas las malas influencias.
He dado a mi bendición poderes sin límites: ésta proviene del infinito amor de mi Sagrado Corazón. Cuanto mayor es el celo con el cual mi bendición es dada y recibida, mayor es su eficacia. Se bendiga a un niño, o se bendiga al mundo entero, la bendición es mucho más grande que 1000 mundos.
Piensa que Dios es inmenso, infinitamente inmenso. ¡Qué pequeñas son las cosas a su lado! Y ocurre lo mismo, sea uno sólo, sean muchos los que reciban la bendición: esto no tiene importancia porque yo doy a cada uno según la medida de su fe. Y puesto que yo soy infinitamente rico de todos los bienes, os es concedido recibir sin medida. ¡Tus esperanzas no son nunca demasiado grandes, todo superará tus más profundas expectativas!
¡Hija mía, protege a quien da la bendición! Ten en gran estima los objetos bendecidos, así me agradarás a mí, tu Dios. Cada vez que eres bendecida, quedas más estrechamente unida a mí, santificada y sanada de nuevo, y protegida por el amor de mi Sagrado Corazón. A menudo tengo escondidos los frutos de mi bendición de forma que se conozcan sólo en la eternidad. A menudo parece que las bendiciones no tengan resultado, y en cambio su influencia es maravillosa; también los resultados aparentemente infructuosos son una bendición obtenida a través de la santa bendición: éstos son los misterios de mi Providencia que no deseo manifestar.
Mis bendiciones producen muchas veces efectos desconocidos en el alma. Por esto ten una gran confianza en este desbordamiento de mi Sagrado Corazón y medita seriamente sobre este favor (del que los resultados aparentes te son escondidos).
¡Recibe la santa Bendición sinceramente porque sus gracias entran solamente en el corazón humilde! Recíbela con buena voluntad y con la intención de ser mejor, entonces ésta penetrará en las profundidades de tu corazón y producirá sus efectos. Sé una hija de la bendición, entonces tú, tú misma serás una bendición para los demás".

 

 

Festival de los jóvenes: "¡Volvamos al Padre!"

Del sábado 31.7 al viernes 6.08 ha tenido lugar el décimo Festival sobre el tema Dios Padre fuente de la vida. Un encuentro que ha reunido a muchísimos jóvenes de todo el mundo: aproximadamente más de 15.000. Numerosísimos, como siempre, los de los países del Este, especialmente polacos, checos, eslovacos, húngaros y rumanos.
También muchos libaneses. Un buen número también de italianos. Muy numerosos los sacerdotes, tantos que no cabían en las gradas del altar exterior: para las celebraciones se tuvo que añadir un centenar de sillas a los lados del altar y en el rellano inferior.
El programa comenzaba a las 9 con la oración de la mañana, seguida de una charla y otras intervenciones, hasta el mediodía, marcado por el sonido de las campanas y de la oración del Angelus. Por la tarde, se retomaba a las 16 con el conferenciante de la mañana y el testimonio de un vidente. Este año se ha notado mucho la ausencia de Vicka, que estaba en Italia por motivos de salud.
A las 18 comenzaba el acostumbrado programa de oración vespertina con dos partes del S. Rosario, animado por los jóvenes en todas las lenguas, y a las 19 la gran concelebración eucarística, presidida por sacerdotes jóvenes cuya vocación está ligada a Medjugorje, con la participación también de todos los peregrinos, quedando suspendidas todas las Santas Misas de los diversos grupos lingüísticos.
A las 22 nos volvíamos a reunir para la adoración eucarística, pero el miércoles 4.8, después de la S. Misa, después de girar los bancos, asistimos al espectáculo de los chicos de sor Elvira con el título: "Estaba herido, ahora vivo y doy gloria a Dios". La adoración de la última tarde (5.8) fue muy sugerente y participada, con las felicitaciones a la Virgen por su cumpleaños. Luego, por la noche, se inició la salida al Krizevac para comenzar en el alba del 6.8 la S. Misa final, antes de la cual se había rezado y leído el Evangelio de la Transfiguración en las diversas lenguas. Al final, siempre en muchas lenguas, se leyó el bellísimo mensaje del 25.7 pasado.
El animador, coordinador y director de todo fue como siempre el incansable P. Slavko, con la asistencia en muchas intervenciones de catequesis y de adoración de Don Cosimo Cavalluzzo. Muy buenos también los músicos y los cantantes dirigidos por Agostino.
En este festival se pudo tocar con la mano aquel profundo encuentro de corazones al que María nos ha llamado en el Mensaje del 25.7.99. Se ha podido constatar en la atención que los jóvenes mostraron durante las numerosas intervenciones y en la participación gozosa y espontánea de los cantos acompañados por gestos. Ver batir un río de manos al mismo tiempo o verlas alzarse hacia el cielo al ritmo de la música, hacía venir a la mente las palabras del libro de los Hechos: Eran un sólo corazón y una sola alma.
He aquí una breve síntesis de las cuatro intervenciones principales:

Tu vida es un don de Dios Padre

Intensa y comprometedora la intervención de Jo Croissant, fundadora, junto con su marido, de la joven familia religiosa llamada de las "Bienaventuranzas". Gen 2, 18: No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada: interpretado como momento de verdadera maravilla, en el que queda descrita toda la pedagogía de Dios .
Cuando el hombre encuentra a la mujer, la palabra utilizada en la Biblia recuerda a la "fusión", término que también aparece utilizado para indicar la relación entre la Iglesia y el Nuevo Adán . Asistimos a un intercambio de miradas: la del hombre sobre la mujer, la de la mujer sobre el hombre y la de Dios sobre el hombre y la mujer. Intercambio extraordinario por el cual comprendemos la exclamación del hombre: Ésta sí que es carne de mi carne. Adán, viendo a la mujer, pronuncia sus primeras palabras; la mujer hace así que venga la voz en el hombre y por él le viene la revelación de su identidad. El hombre, por tanto, no puede encontrar la propia identidad y la propia misión sin buscar las propias raíces.

Dios Padre quiere que vivas

Tim Destre, sacerdote americano, haciéndonos reír y luego llorar con sus historias, expuso varios testimonios entre los cuales recordamos el de un muy querido amigo suyo y compañero de estudios en el seminario: Brian Watch. Procedente de una familia muy rica, había pasado su vida de joven estudiante en la droga, en el sexo y en el alcohol hasta su ingreso en el seminario, donde tuvo un cambio radical de vida. El encuentro con la Madre Teresa de Calcuta lo empujó definitivamente hacia los lugares de misión en Camboya, donde acabó su vida de amor por Dios y por los hermanos muerto en manos de los Khmer rojos.
La intervención se desarrolló de la siguiente manera: Muchos piensan: Yo vivo para mí mismo y luego cuando sea viejo me convertiré. Brian no vivió para hacerse viejo. No podemos planificar el mañana, porque Dios no quiere que vivamos para nosotros mismos, sino para los demás y para Él. La Virgen ha venido a decirnos que si creemos, viviremos; y nosotros le decimos a Ella: "Enséñanos la manera de cambiar nuestra vida". En realidad Ella lo está haciendo desde hace 19 años, pero somos nosotros los que no hemos aprendido. Éste es el día de la conversión, la hora de la salvación. Para entrar en el Paraíso hay que convertirse ya en la tierra.
El paraíso es el lugar donde la gente ama a Dios de manera perfecta, mientras que el infierno es el lugar donde el hombre no se ama a sí mismo ni a nadie. Frente a la vida y a la muerte, escojamos la vida que no está aquí en la tierra, sino la eterna.

El amor del Padre te cura

Sor Elvira habló con el acostumbrado entusiasmo: "Teniendo frente a nosotros el encuentro del Padre misericordioso con el hijo herido, podemos decir que hemos visto, escuchado, tocado con la mano el Verbo de la Vida. La debilidad, la pobreza, las ruinas y el pecado que golpean a los jóvenes, nosotros los hemos contemplado a los pies de la Cruz de Jesús, donde la miseria humana ha sido abrazada y besada por la misericordia divina del Padre. Esto es lo que contemplo cada día: un Dios que se ocupa de la bienaventuranza de sus criaturas. Dios quiere ser el Padre misericordioso y escoge cada día a sus hijos y los quiere liberar de los pesos que crea la condición humana. Es Él que nos busca, que nos ama...
Dejémonos abrazar por este Dios apasionado; la Comunidad camina hacia estos brazos abiertos de par en par. A nosotros se nos pide la condición de reconocernos pecadores y nos lo dicen esos jóvenes cansados de tomar "las bellotas" que ofrece el mundo. La Virgen dice que perdamos nuestro corazón en su corazón y las heridas se transformarán en la experiencia del testimonio que es capaz de explicar lo que ocurre dentro suyo.
Si esperamos a ser santos y perfectos, nunca daremos testimonio de la misericordia de Dios. Nuestro Dios ya sonríe y danza por lo que ha de venir y aumentará Su Gloria en el corazón del hombre.
Pero vosotros, jóvenes, tenéis que precedernos a nosotros los mayores: deshaceos de los miedos que nacen de contemplar siempre y solamente vuestros pecados. Decid basta a las humillaciones y a los complejos que tenéis. Jesús transformará vuestras ruinas y vuestro pecado en un jardín lleno de flores y de calidad de vida presente y futura".

María al servicio de la vida

El P. Jozo Zovko, con el acostumbrado fervor inspirado, dijo: "María está construyendo un mundo nuevo y ha comenzado por los jóvenes. Aquí todo es Iglesia nueva, lo que necesita el mundo de hoy. Nosotros no queremos un mundo sin Dios. Mirad a S. Benito: sólo cuando se arrodilló, Europa comenzó a levantarse de nuevo. Mientras la Iglesia, recogida, ora, el enemigo no puede usar sus armas contra ella. No es suficiente escribir y denunciar el mal; la Virgen no ha querido un instituto científico, sino que busca un mundo que ore. Vosotros estáis lamados a llevar la luz al mundo, el amor. No tengáis miedo de los raptos de las tinieblas: éstos esperan la luz. Si hay que sufrir, no tengáis miedo, ni siquiera a Jesús se le evitó esto.
Nuestra respuesta es grande y fuerte: éstos son nuestros tiempos. Dios sabe cómo se cambia el mundo, pero te necesita. Convertíos, jóvenes, en renovadores de la Iglesia que se ha encallado en su vida de oración. Convertíos en jóvenes que oran. Quien ora cree esto: no que yo puedo cambiar el mundo, sino que yo rezo y Dios cambia el mundo y hace los milagros. Os invito a hacer una promesa a la Virgen: decidámonos a participar en este proyecto suyo. Os invito a todos a rezar con el corazón, no penséis que todo puede lograrse sin vosotros".

El Padre Maurizio de Sanctis nos habló del encuentro con Dios Padre a través de María. Él, ex bailarín, nos alegró con algunos pasos de danza y con sus ya conocidas canciones. (Foto y servicio de Alberto Bonifacio y Matteo Ballabio)

La fascinación de Jesús Eucaristía sobre los jóvenes

Una chica, Annamaria: "Recuerdo los momentos de la adoración de la tarde como los más bellos e inolvidables. Ante Jesús Eucaristía todo enmudecía. En el silencio de la tarde, el viento soplaba y envolvía nuestro ser y sentíamos una profunda paz en el corazón. Cuando estábamos allí, ante Jesús, a pesar de ser miles, cada uno sentía que estaba sólo frente a Jesús. ¡Aquel Amor entregado estaba allí por mí, me quería, me hablaba, me... consolaba!
¡¡¡Éste es el secreto de aquella paz profunda!!! Desde esa primera tarde, Jesús entró con fuerza en nuestros corazones y ante Él hemos comprendido qué grande es el amor del Padre por nosotros.
El Espíritu Santo nos ha guiado y nos ha conducido a la luz, pasando a través de nuestras tinieblas. Hemos experimentado la oscuridad dentro nuestro, hemos sentido la tristeza del pecado, hemos tocado la miseria de nuestra debilidad... pero luego, frente a Jesús, hemos encontrado el valor de entregárselo todo a Él, así nuestra tristeza se ha convertido en gozo y la confesión nos ha purificado el corazón.
Para abrir el corazón a Dios debemos tocar el fondo de nuestras heridas, y aprender a ofrecerlo todo a Jesús, debemos aprender a amarnos, a amarnos tal como somos porque así nos ha creado Jesús, así nos ama Jesús. Sólo después, podemos amar a los demás y perdonar, amar a nuestros padres, nuestro pasado, nuestra vida.
El sacerdote que dirigía la Adoración nos dijo también que debemos sacar de nuestra mente la imagen severa y negativa del Padre, sobre todo si hemos tenido experiencias negativas con nuestro padre terreno. Acordémonos de que tenemos un Padre celeste que nos ama sin límite ni juicio.
Otra tarde, Don Cosimo invitó a los jóvenes que sentían en el corazón la llamada a la donación total de su vida a Dios, a ponerse de pie, y a ofrecer sus vidas a Jesús para que Él sea el único verdadero Maestro de vida y la única Luz en las decisiones de la vida. Invitó luego a las parejas de prometidos a consagrar su amor ante Jesús, pidiéndole la fuerza y el valor de vivir el amor conyugal poniendo a Dios en el centro de la vida.
La tarde del martes 3.8. rezamos, adoramos, y acompañamos a Jesús Eucaristía, recorriendo con las antorchas un largo trayecto por la población, testimoniando la Presencia Viva y Real de Jesús en medio de nosotros y en nuestros corazones.

Los videntes dieron su testimonio. Mirjana especialmente nos transmitió todo el amor dulce que la Virgen tiene por nosotros. Por esto Ella nos recuerda que recemos siempre por nosotros y por los no creyentes y nos ha dejado los 5 mensajes fundamentales para vivir (las 5 piedras): la oración del corazón, la Eucaristía, la Biblia, el ayuno y la confesión mensual.

Jakov nos habló del día en que la Virgen le comunicó que no se le aparecería más, a excepción de la Navidad: "fue el día más duro de mi vida, creía morir. Pero luego comprendí que era importante sentir a María en el corazón todos los días".
Ahora damos gracias a Dios que ha dado a Jakov y Annalisa su tercera criatura. Miriam, nacida en Italia, en Ascola el pasado 8 de julio.

Marija nos habló de los primeros días de las apariciones, cuando muchos jóvenes, hasta en Medj., estaban indecisos. "Aquí había una discoteca que se incendió algunos días antes de las apariciones. A estos jóvenes que se quedaron sin discoteca, que no sabían adónde ir, les pareció que la Virgen les proponía subir a la colina de las apariciones. Y así nació el primer grupo de oración.
Cuando la policía nos prohibió ir a las colinas, Ella nos hizo venir a los campos. Una vez, se nos apareció a las 22.30 en un campo cercano a nuestra casa. Vino casi todo el pueblo; rezamos el Rosario y la Virgen se apareció y dijo que todos podían tocarla: "Vosotros videntes tomad sus manos y acercadlas a Mí". Así lo hicimos. Tocaron a la Virgen y todos sintieron algo. Algunos sintieron calor, otros frío, alguno un perfume de rosas, otros una especie de sacudida eléctrica. Pero vimos que cuando las personas tocaban el manto de la Virgen quedaban manchas, algunas más grandes, otras más pequeñas. Nos pusimos a llorar preguntando a la Virgen qué era aquello. Ella dijo: "Éstos son vuestros pecados". Y en aquel momento la Virgen nos invitó por primera vez a ir a confesarnos. Notábamos a menudo la amabilidad y la discreción de la Virgen que, cuando tenía que reprocharnos alguna cosa, no dejaba nunca que los demás lo oyesen. Pudimos constatar que Ella conocía todo sobre nosotros, hasta las cosas más íntimas.
También nos decía que, hablando de una tercera persona, no pusiésemos en evidencia las cosas negativas, y añadió: "En la naturaleza, ¿habéis encontrado algo que no os haya hablado de Dios? Así podéis encontrar a Dios en cada criatura, también en cada hermano menos perfecto". Nos invitó a subir al Krizevac de dos en dos, con la persona que nos resultaba más antipática. Llegados arriba, nos dimos cuenta de haber descubierto a un amigo...
(A. Bonifaccio)

 

Un cardenal y tres obispos
de Ecuador

El Card. B. Echevarría Ruiz y Mons. V. Maldonado han visitado Medj. junto a otros dos obispos del mismo país: Mons. G. Pavon Puente de Tulcan y Mons. C. Altamirano, auxiliar de Quito.
El Card. Echevarría Ruiz enseguida mostró su entusiasmo: "Hace mucho que conozco los acontecimientos de Medj., pero hasta ahora no había podido visitarlo. Lo que más me impacta es el clima de oración y de vida litúrgica animada por la comunidad franciscana que trabaja en la parroquia: ésta es la verdadera evangelización. Aquí hay tiempo para la oración, para la Santa Misa, para una confesión profunda y sincera...
He comprendido, rezando en la iglesia el Rosario, que el punto principal de Medj. no son los mensajes sino la presencia viva de María: aquí Dios habla a través de Ella a todos los pueblos y culturas, y es una ocasión única de conversión para todo el mundo, a partir de Europa. La multitud de fieles que se acercan a los sacramentos nos indica lo que nosotros ministros tenemos que poner en el centro de nuestra pastoral para el cuidado del pueblo de Dios".
Mons. Maldonado confirma todo lo que ha dicho su compañero: "¡Medj. es verdaderamente el lugar del encuentro entre Dios y el hombre! Aquí se encuentra la verdadera fuente de salvación: todos necesitamos la conversión para poder desarrollar nuestra tarea y ayudar a los demás a recorrer el propio camino hacia Dios. Aquí he comprendido mejor el papel de María en la vida de los cristianos y de este don hablaré a la gente de mi país".

170 sacerdotes revigorizados en el IV Retiro internacional - El retiro tuvo lugar del 30.06 al 6.07. El tema del encuentro, en el cual participaron presbíteros de 10 países diferentes, fue: "El sacerdote al servicio de la vida". Dirigido por fray Slavko Barbaric, el seminario se desarrolló en torno a las ponencias de don Cosimo Cavalluzzo, de Mons. Philip Reilly ( que se ocupa de las vidas no nacidas), del dr. F. Sánchez, médico y diácono que habló de la sanación interior, de Sor Elvira y de fray Jozo Zovko.
La declaración que ha surgido de los trabajos del seminario subraya cómo las intervenciones de los ponentes "han incitado a todos a reavivar con fuerza la confianza en el amor paterno de Dios hacia nosotros" y que sus testimonios "despertaron en todos la convicción y el deseo de dar testimonio (con el propio sacerdocio) del amor de Dios los unos hacia los otros.
Los guías, además, invitaron a los participantes a sacar fuerza de la comunión eucarística y de la oración con Jesús y su Madre, para vivir un proceso de sanación de las propias heridas interiores y convertirse así en amorosos defensores de la vida en los demás, desde su principio natural hasta la muerte, cuidando la vida herida en los corazones humanos.
La S. Misa, el Rosario, la adoración del SS. Sacramento y de la cruz, el via crucis en el Krizevac con la confesión y la visita a la Colina de las apariciones, enriquecieron la vida espiritual de los sacerdotes presentes en el seminario. "Satisfechos por lo que hemos vivido", escriben los participantes en la declaración final, "volvemos a nuestra vida cotidiana profundamente agradecidos a Dios Padre, fuente de vida, que nos ha concedido la gracia de reunirnos aquí y que, en la escuela de María, madre de la vida, podamos aprender a servir, proteger, respetar y amar cada vida, en cuanto que ésta es el don más grande de Dios Padre".
A este propósito, sor Emmanuel escribe: "En este periodo de crisis del sacerdocio, Medj. es un oasis donde en la escuela de la Virgen, los sacerdotes pueden reencontrar el sentido de su vocación y el gozo de pertenecer a Dios. Muchos han testimoniado que sin la ayuda concreta de María no hubieran podido ir hacia delante. Numerosos grupos de oración, dándose cuenta de que los sacerdotes necesitan ser nutridos espiritualmente, han decidido recolectar ofrendas regularmente para permitir a los sacerdotes y seminaristas transcurrir un periodo en Medj." (Press B.)

El grupo de oración de Iván, el 4 de julio vivió un acontecimiento inesperado que dejó a todos aturdidos y dolidos. Tras la celebración de una Misa que recordaba los 17 años de vida del grupo, Nedjo, el guitarrista del grupo murió tras una crisis cardiaca cuando volvía a casa con su esposa, una de las hermanas de Vicka. Nedjo tenía 36 años y era padre de 4 niños.
En los últimos tiempos, en familia, el joven hablaba a menudo de la muerte. "Dios prepara inconscientemente al alma para este evento" decía Marthe Robin. Humanamente nos inclinamos a rebelarnos frente a la muerte de un joven, padre de niños pequeños. Pero como ha subrayado Vicka: "Dios sabe por qué nos pide este sacrificio". Pidamos a Dios la confianza en sus caminos que a menudo no son nuestros caminos.(sor Emmanuel)

 

"¡Ánimo, soy Yo, no temáis!"

Las autoridades de Hebei, la región cercana a Pekín, continúan una dura represión hacia la Iglesia no oficial.

Las persecuciones en China

El pasado 13 de mayo (fiesta de la Virgen de Fátima - n.d.r.) un sacerdote fue arrestado mientras celebraba la misa y pocas horas después se le encontró muerto en una calle de la Capital. Algunos días antes, un seminarista de la Iglesia oculta de Boading fue arrestado mientras visitaba una familia, torturado, maltratado, fue abandonado durante tres días colgado atado por las muñecas.
Le forzaron a beber un líquido que le provocó agudos dolores intestinales, y después de tres días se le soltó sin ningún cuidado médico. El domingo de Pentecostés, la policía de la misma ciudad intentó arrestar a otro sacerdote que estaba celebrando la Eucaristía pero afortunadamente éste consiguió escaparse.
Los cuatro laicos que le ayudaban, en cambio, fueron arrestados y enviados a un campo de trabajo para su "reeducación". Son algunos de los casos señalados por la agencia Fides, la cual ya había anunciado en enero el recrudecimiento de las persecuciones contra los sacerdotes "no oficiales".
La represión del gobierno de Hebei no es sólo contra los católicos, sino también contra los protestantes, tibetanos, sectas budistas, musulmanes. La aproximación del 50ª aniversario de la fundación de la Rep. Pop. China ha empujado al gobierno a eliminar todas las organizaciones que no se someten a su control, para evitar que la disensión popular existente se encauce en una disensión organizada.
Aumentan, sin embargo, las conversiones al cristianismo incluso entre los dirigentes del partido, signo de que el ateísmo comunista ha cumplido ya su tiempo. Recientemente, el presidente, Jiang Zemin, criticó explícitamente a los dirigentes que "creen en las supersticiones", apremiándolos a adherirse al "materialismo histórico" y condenando a quien se desliza en lo que el gobierno llama "idealismo religioso". (de Avvenire del 7.7.1999)

De Sudán: la voz de los
"cristianos olvidados"

Son muchos, más de un millón, y sin embargo el mundo apenas los advierte. Es el destino de los prófugos cristianos, huidos de las atrocidades de las guerras civiles en Etiopía, Eritrea y en el sur del país. Están concentrados en los campos cerca de Khartoum donde se registran las temperaturas más altas de África. Hambrientos, sedientos, desnudos, viven en cabañas de barro, en barracas clavadas en el mejor de los casos o en tiendas harapientas.
Pero ésta no es la única tragedia que vive esta gente. Después de haber sido obligados a abandonar la propia tierra, también son rechazados por su propia fe cristiana. De hecho, el gobierno islámico de Khartoum intenta por todos los medios convertirlos a la propia religión.
Los más amenazados son los niños, a los que se les obliga a ir a las escuelas musulmanas para recibir lecciones según la doctrina del Profeta, para encontrarse luego "islamizados" a pesar de ellos mismos.
El obispo de Torit, Mons. Paride Taban, explica: "Los pueblos cristianos son destruidos, los niños raptados y hechos esclavos, y muchos me preguntan: ¿no hay nadie que nos pueda ayudar?". Verdaderamente las necesidades son muchas, y bastaría sólo un poco de voluntad de nuestra parte para poner solución a muchas realidades necesitadas de apoyo.
Pero los refugiados no sólo tienen sed de agua sino aún más de la doctrina de Cristo. Sobre todo los pequeños, que saben sonreír hasta en el dolor porque tienen a la Iglesia que les da esperanza. Piden biblias, piden maestros, piden escuelas, piden los sacramentos... En Pascua, centenares fueron bautizados, a pesar del peligro de la persecución: entre tanta miseria la Iglesia de Sudán es realmente un signo de esperanza oculta porque Jesucristo está allá, entre los pobres... ¡y nos espera! (de Fides).

Los católicos de Kosovo están vivos

Durante la guerra no se habló nunca de ellos. Son unos 60.000 (el 3% de los 2 millones de kosovares): son todos albaneses excepto 1500 croatas. Están reunidos en 23 parroquias con 37 sacerdotes. Éstos, fieles a los principios de la Iglesia, se declaran abiertamente por la convivencia étnica, y por esto son contrariados y padecen a menudo ataques de los musulmanes albaneses.
Mons. Mark Sopi, 61 años, obispo auxiliar de Prizren, se quedó en la sede con el rector del seminario y algunas hermanas, para animar a los supervivientes. Igualmente el obispo de Skopje, Mons. Joakim Herbut, se quedó en su puesto. "Pido una oración por los sacerdotes que están todavía en Kosovo" ha dicho Ibrahim Rugova, el jefe moderado de los kosovares, en una vigilia de oración por la paz en los Balcanes, impulsada por la Comunidad de S. Egidio, en la basílica romana de Santa María en Trastevere.
Un fiel de Prizren ha pedido el Eco en albanés para su nutrido grupo de oración; y también una parroquia de Pristina, nos informa el traductor del Eco en albanés, Robert Prendushi. Que la Reina de la Paz guíe a nuestros hermanos para ser instrumentos de paz don las diversas etnias continúan destruyéndose en el odio recíproco.

 

Salvar a los pecadores de la condenación eterna
El secreto de Fátima

Conocemos por los mensajes de María, especialmente los que ha dado a Mirjana, la prisa y el ansia que Ella tiene por los lejanos, esto es, por "los que no conocen el amor de Dios". Es una confirmación de lo que María dijo en Fátima. El secreto de Fátima consta de tres partes, dos de las cuales son conocidas, la tercera fue escrita al final de 1943 y se encuentra en el Archivo secreto del Vaticano. Muchos preguntan en qué consisten las dos primeras partes (la tercera no ha sido todavía revelada, y lo que circula es fruto de la fantasía).
He aquí lo que escribe Lucía en su tercera memoria para el Obispo de Leiria:
"La primera parte del secreto fue la visión del infierno (13 de julio 1917). Esta visión, afortunadamente duró un momento, de otra manera, creo que hubiéramos muerto de miedo y de terror. Después, enseguida, alzamos los ojos a la Virgen que nos dijo con bondad y tristeza: "Habéis visto el infierno donde caen las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer la devoción a mi Corazón Inmaculado". Ésta es la segunda parte del secreto. Muchas veces la gran promesa del mensaje de Fátima aparece ligada a la intercesión del Corazón Inmaculado de María.

Cómo el Corazón de la Madre se dirige a los suyos para salvar a tantos hombres de la perdición

"La Virgen dijo que a través de esta consagración muchas almas se salvarían y la guerra acabaría pronto, pero si no cesaban de ofender a Dios, [durante el Pontificado de Pío XI] comenzaría otra, aún peor.
"Para impedirla" añadió la Virgen "vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Corazón Inmaculado y la comunión reparadora en los primeros sábados. Si aceptan mis peticiones, Rusia se convertirá y tendrán paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre" (esta promesa de volver se cumplió el 10 de diciembre de 1925, cuando la Virgen se apareció a Lucía en Pontevedra, España).
"Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán destruidas. Finalmente, mi Corazón Inmaculado triunfará. El Papa me consagrará Rusia, que se convertirá, y se concederá al mundo un periodo de paz".
Yo creo que no se han seguido todas las condiciones para la consagración de Rusia, por esto se sufren todavía las consecuencias del comunismo ateo, que en las manos de Dios es un flagelo para castigar al mundo por sus pecados.

El amor de Jacinta por los pecadores

"Recuerdo que Jacinta se impresionaba mucho por las cosas reveladas en el secreto (recordemos que la 3ª parte permanece todavía secreta y que también la Virgen derrama lágrimas por los lejanos y pide que oremos por ellos a través de la vidente Mirjana n.d.r.). La visión del infierno les había suscitado un horror tal que todas las penitencias y las mortificaciones les parecían nada para conseguir liberar de allí algunas almas. Algunas personas pías no quieren hablar del infierno a los niños para no asustarlos; pero Dios no vaciló en mostrárselo a tres niños, uno de los cuales tenía apenas 6 años. Huelga decir que Él sabía que iba a horrorizarse tanto. De hecho, Jacinta a menudo exclamaba: "¡El infierno, el infierno! ¡Cuánta compasión tengo de las almas que van al infierno!".
Y toda temblorosa se arrodillaba con las manos juntas para recitar la oración que la Virgen nos había enseñado: "¡Oh Jesús mío! Perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno! ¡Llévate al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas!. Y permanecía un largo rato en oración, y nos invitaba también a nosotros a hacerlo: "¡Francisco, Lucía! ¿Estáis rezando conmigo? ¡Hay que orar mucho para liberar a las almas del infierno! ¡Se van tantas, tantas!".
Otras veces preguntaba: "¿Por qué la Virgen no muestra el infierno a los pecadores. Si lo viesen, no pecarían más, para no caer dentro! Tienes que decir a esa Señora que muestre el infierno a toda esa gente" (se refería a los que estaban en Cova de Iria en el momento de la aparición) "verás cómo se convierten!". Después, un poco disgustada me reprobaba: "¿Por qué no le has dicho a la Virgen que mostrase el infierno a aquella gente?".
En otras ocasiones me preguntaba: "¿Qué pecados hace aquella gente para ir al infierno?" y yo le respondía que quizás cometían el pecado de no ir a misa el domingo, de robar, de decir palabrotas, de blasfemar y de jurar. "¡Cuánta compasión tengo por los pecadores! ¡Si pudiese mostrarles el infierno! Escucha" me decía, "yo voy al Cielo; pero tú que te quedas aquí, si la Virgen te deja, di a todos cómo es el infierno, para que no pequen más y no vayan allí".
Cuando por mortificación no quería comer, yo le decía que comiera pero ella exclamaba: "¡No! Ofrezco este sacrificio por los pecadores que comen demasiado". Si ocurría que escuchaba alguna de esas palabras que cierta gente parece enorgullecerse de pronunciar, se cubría la cara con las manos y decía: "¡Oh Dios mío! ¡Esta gente no sabe que diciendo estas cosas puede ir al infierno! Perdónala, oh mi Jesús, y conviértela. Seguramente no sabe que así ofende a Dios. ¡Qué tristeza Jesús mío! Yo rezo por ellos."
Alguien me preguntó si la Virgen, en alguna aparición, nos indicó, qué tipos de pecados ofendían más al Señor. Jacinta una vez nombró el de la carne. Estoy convencida de que ella, por su edad, no conocía plenamente el significado de este pecado, pero esto no quiere decir que ella, con su gran intuición, no haya comprendido su importancia.
El 13 de junio de 1917 me dijo que su Corazón Inmaculado iba a ser mi refugio y el camino que me conduciría a Dios.
Cuando dijo estas palabras abrió las manos haciendo penetrar en nuestros pechos el resplandor que salía de ellas. Me parece que este resplandor tuvo como finalidad principal infundir en nosotros un conocimiento y un amor especial al Corazón Inmaculado de María".
Jacinta también decía que le gustaba tanto el Corazón de la Virgen, porque era muy bueno. Entre tantas jaculatorias que nos sugirieron, Jacinta escogió ésta: "¡Dulce Corazón de María, sed la salvación del alma mía!". Otras veces me decía: "¡Amo tanto el Corazón de la Mamita del Cielo! ¿A ti no te gusta repetir a menudo: Dulce Corazón Inmaculado de María?" y entonces repetía: "Dulce Corazón de María, sed la salvación del alma mía! ¡Corazón Inmaculado de María, convierte a los pecadores, salva a las almas del infierno!"

La Consagración al Corazón Inmaculado de María

No es una invención humana, sino que la invitación a consagrarse a su Corazón Inmaculado proviene precisamente de los labios de la Virgen María, un gesto que nos dará refugio de las insidias del maligno: "Satanás es fuerte; y por esto, hijitos, acercaos a mi Corazón Materno con una oración incesante".
La Reina de la Paz dijo el 25.10.88: "Me gustaría acercaros más al Corazón de Jesús (...) Y además os invito a consagraros a mi Corazón Inmaculado (....) de tal modo que todo pertenezca a Dios a través de mis manos. Por esto hijitos orad para comprender el valor de este mensaje." (Un error de traducción había velado la importancia de esta invitación traduciendo "mensajes" en lugar de "mensaje", debilitando así el valor de la exhortación). La Virgen al final añade: "Satanás es fuerte; y por esto hijitos, acercaos a mi Corazón materno con una oración incesante".
La consagración al Corazón Inmaculado es un misterio y, como todos los misterios, es revelado sólo por el Espíritu Santo; por esto, la Virgen añade: "orad para comprender el valor de este mensaje".
S. Luis M. Grignon de Montfort, (Tratado de la verdadera devoción a María n.64) escribe: "¡Oh mi adorable Maestro, qué extraño y doloroso es constatar la ignorancia y el descuido de los hombres ante tu Santa Madre!"
Juan Pablo II, profundamente ligado a la Virgen María (recordemos su lema: "Totus Tuus"), con ocasión de su visita a Fátima dijo: "Consagrar el mundo al Corazón Inmaculado de María significa acercarnos, mediante la intercesión de la Madre, a la misma fuente de la vida, que brotó en el Gólgota... significa volver bajo la cruz del Hijo. Es más: quiere decir consagrar este mundo al Corazón traspasado del Salvador, reconducirlo a la fuente misma de su Redención..."
Consagrarse al Corazón de María quiere decir por tanto llegar a Jesús por el camino más breve, al Hijo a través de la Madre, para poder vivir con Él una experiencia personal de amistad y de amor.

 

 

Misioneros: centinelas que anuncian el nuevo día

El 24 de octubre será la última Jornada Misionera Mundial de un milenio en el que la obra evangelizadora de la Iglesia ha dado verdaderamente frutos extraordinarios. Demos gracias al Señor por el inmenso bien realizado por los misioneros y, volviendo la mirada hacia el futuro, esperemos confiados el alborear de un nuevo Día.
El Papa:
"Todos los que trabajan en las avanzadas de la Iglesia son como los centinelas sobre los muros de la Ciudad de Dios, a los que nosotros preguntamos: Centinela, ¿cuánto queda de la noche? (Is 21,11), recibiendo la respuesta: ¿Oyes? Tus centinelas alzan la voz, juntos gritan de gozo, porque ven con sus ojos el retorno del Señor en Sión (Is 52,8). Su testimonio generoso en cada rincón de la tierra anuncia "que, en la proximidad del Tercer Milenio de la Redención, Dios está preparando una gran primavera cristiana, de la que ya se entrevé el inicio (Redemptoris Missio, n.86)."

 

Un acontecimiento único en defensa de la vida,
la llamada de Guadalupe

Para responder a la llamada del S. Padre en la encíclica Evangelium Vitae: "Urgen una mobilización general de las conciencias y un esfuerzo común ético para poner en marcha una gran estrategia a favor de la vida"(95), tendrá lugar del 27 al 31 de octubre próximos, en el santuario de Guadalupe (Ciudad de Méjico) el acontecimiento The Guadalupan Appeal. Estas jornadas de celebración religiosa y de profundización científica culminarán en el acto de Consagración a María en defensa de la vida. El S. Padre, de hecho, ha subrayado en la encíclica la importancia absoluta de la "experiencia de María como modelo incomparable de defensa de la vida" (EV 102).
El acontecimiento está promovido por numerosas instituciones, como el Consejo pontificio para la familia, Academia por la vida, Consejo para la pastoral de los trabajadores sanitarios; y luego por las Asociaciones médicas católicas, Juristas católicos y "Defender la vida con María", de la que partió todo el proyecto.
Precisamente en el lugar en que María apareció con un lazo sobre la vida, señal de embarazo para los indígenas, se quiere realizar un solemne acto de reparación con la Consagración a la Virgen Morenita, la Mujer vestida de sol, que lucha contra el dragón y defiende la vida. Así se obstaculizará al maligno que en esta época ha construido una cultura de muerte y ha puesto en acción grandes estrategias contra la vida. Por esto, como ha escrito René Laurentin, respondiendo a la invitación por Guadalupe, es importante que todos los fieles se unan en recorrer a María para parar este camino de autodestrucción. Durante estos días se desarrollará también un congreso científico.
El programa prevé para el 27.10 una conferencia del P. Daniel Ange y S. Misa del Card. Trujillo. Continuará la S. Misa presidida por el presidente de los obispos mejicanos y por la tarde la jornada mundial del Rosario en el estadio Azteca, presidida por el card. Rivera Carrera, arzobispo de Ciudad de Méjico. Intervendrá también Kiko Argüello. El domingo 31 S. Misa en la Basílica y Acto de Consagración a María.
Para informaciones: Assoc. Difendere la vita con Maria, v.le Duca d'Aosta 3,21052 Busto Arsizio (VA) Tel 0331-624634, fax 629106

Los voluntarios de la caridad continúan su peregrinación de ayuda a las poblaciones de Kosovo refugiadas en Bosnia. 30 vehículos entre camión y furgones, con 61 personas, realizaron el último viaje y luego se reunieron en Medj. para el festival de los jóvenes. Necesitan colaboraciones y voluntarios.

El Eco de María es gratuito y vive sólo de donaciones, que pueden hacerse por medio de cheques, giro postal o trasferencia bancaria: Banca Agrícola Mantovana, Ag.4, Frassino, I-46038 Mantova, n°cta.26641/1, Eco di Maria, CAB 11504, ABI 5024

Eco de María en las lenguas principales se puede encontrar, en Medjugorje, en las tiendas Miriam y Shalom, delante de la Iglesia, a la derecha, y también cerca de Ain Karim, la última tienda de la Galería bajo el Hotel Internacional, en la calle tocando a la Iglesia.

La secretaría informa que no puede responder a quien pide información sobre viajes, etc, ni satisfacer a quien pide material (rosarios, imágenes, libros): nosotros no tenemos nada más que el Eco.

Un chico, Andrea, nos ha dicho: "Mientras andaba por Medj., notaba a las personas recogidas en oración, envueltas en una nube de paz, de silencio interior, sus miradas se perdían en el infinito amor de María.
En Medj. he recuperado la oración, la fuerza y la esperanza en Dios. A menudo me conmovía cuando le pedía a María el amor, ese amor que Ella nos da gratuitamente cada día. La Virgen ha venido a decir al mundo que Dios existe y que en Él está la vida. Los que encuentren a Dios, encontrarán la paz y la vida. La Virgen pide la paz con Dios, con el prójimo y con todas las situaciones de la vida. Los medios que nos da para alcanzar la paz son: el Rosario, la Comunión, la Confesión, el ayuno, la Biblia. ¿Qué más se puede añadir? La Virgen lo ha dicho todo, de nuestra parte no nos queda más que... orar, orar, orar".

 

LOS LECTORES ESCRIBEN

Nos llegan de todas partes cartas y testimonios conmovedores, después de la nota al final de Eco 146. Aquí sólo algunas:
De California los distribuidores de millares de Ecos en inglés: "No podemos expresar lo que el Eco significa para mucha gente. Aquí quien encuentra una copia del Eco "por casualidad", nos escribe para recibirla siempre. Una hermana india nos hace saber que en India muchos reciben inspiración del Eco y esperan deseosos la hora en que llegue. También un padre indio explica cómo su gente espera ansiosamente cada edición.
Hoy, leyendo en el Eco 146 sobre su enfermedad, hemos llorado pensando que el Eco ya no podría salir. Pero hemos comprendido que N. Señora lo protegerá y hemos pedido a todos los que lo reciben que recen por don Angelo" (Ron y Fran Venditti)
De Trinidad y Tobago también sor M. Teresa Rétout escribe: "No tengo ningún temor por la continuación del querido Eco, porque es una obra de nuestra querida Mamá del cielo y ella proveerá los colaboradores necesarios. No os inquietéis en absoluto".
De Inglaterra, June Simon escribe: "Querido don Angelo, quiero agradecerte por todo lo que has hecho durante estos años en nombre de la Bienaventurada Virgen María para acercar las almas a su Hijo Jesús. Tu parroquia se ha ensanchado hasta alcanzar el mundo entero y seguramente las semillas que has sembrado serán una rica cosecha que otros recolectarán. Tu trabajo es el trabajo de Dios mismo que parece que quiera decir: "Ven y descansa, mi buen siervo". Que Su paz pueda invadir toda tu alma y que la Reina de la paz pueda hacerte reposar entre sus brazos mientras te conduce hacia tu nuevo futuro donde no existen ni dolores, ni fatigas, ni lágrimas...
De Francia: "Gracias por todo lo que hacéis, por el maravilloso trabajo que realizáis en nombre de la B.V. María: es vida para nosotros. Gracias por la inspiración que nos dais. (P. Vickers)
De Argentina: "A todos los que trabajan para el Eco les decimos que es nuestro alimento espiritual: que el Espíritu Santo os dé fuerzas para continuar". (Hna y Renilda)
De Albania: Estamos contigo y la Virgen y su Hijo están contigo. Dios te ha puesto una dura prueba, pero vencerá con nuestras oraciones. (Nikola y familia). Llegan muchas otras cartas de Albania, de Zejmen - Lezhe, de Tirana, etc...
De Rívoli (VR): Hemos sabido por el Eco de su salud delicada. Para que el enemigo no consiga truncar esta revista, nos reunimos en vigilia y el párroco expuso el Santísimo: ¡cuánto bien han hecho estas hojas! (Antila) "Es para nosotros un tesoro precioso" (Clorinda)

Gracias de corazón a todos los que participaron con escritos y oraciones en mi 50ª aniversario de sacerdocio. Me disculpo de no poder responder ni a éstos ni a todos los que escriben por sus problemas. Estamos todavía más unidos a través de la oración y del sacrificio.
Nada seguro para la continuación del Eco. Podéis obtenerla del Padre, que se complace en escuchar a los que piden en nombre de su Hija predilecta.
S. Miguel Arcángel, príncipe de la milicia celestial y la Virgen del Rosario, a los que están dedicados estos 2 meses, nos protejan de todo mal y nos obtengan todo bien. Que la bendición materna esté sobre todos vosotros, colaboradores y lectores, en le Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Don Angelo

Villanova M. 1 de septiembre de 1999