Mensajes de Medjugorje

¡Queridos hijos! Todavía necesito de sus oraciones. Ustedes se preguntan: Por qué tantas oraciones? Miren en torno suyo, queridos hijos, y verán cuán grande es el pecado que domina este mundo. Por tanto, oren para que Jesús triunfe. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Sin oración no hay paz. Por tanto les digo, queridos hijos, oren por la paz al pie de la Cruz. Gracia por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También la Cruz formaba parte del plan de Dios cuando ustedes la construyeron. Especialmente en estos días, vayan al Monte Krizevac y oren al pie de la Cruz. Yo necesito de sus oraciones. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Oren, oren, oren!" Marija informó que Nuestra Señora pedía a la gente, especialmente a los jóvenes, ser más disciplinados durante la Santa Misa.
¡Queridos hijos! Los invito, especialmente a ustedes, los de la parroquia, a vivir mis mensajes y a transmitirlos a los demás, a quienquiera que encuentren. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Era martes. Esta aparición ocurrió inesperadamente. Ivan estaba orando en su casa. Luego comenzó a alistarse para ir a la iglesia, a la liturgia vespertina. Improvisadamente se le apareció Nuestra Señora y le pidió que transmitiera el siguiente mensaje a la gente:
Pido a las personas que oren Conmigo estos días y que oren lo más posible. Que ayunen además estrictamente los miércoles y los viernes; que recen cada día cuando menos el Rosario completo: los misterios gozosos, dolorosos y gloriosos.
Nuestra Señora pidió a la gente que aceptara este mensaje con voluntad firme. Ella pidió esto en particular a los parroquianos y a los fieles de los lugares circunvecinos.
¡Queridos hijos! Oren, porque Satanás insiste en hacer fracasar mis planes. Oren con el corazón y en la oración, entréguense a Jesús.
Nuestra Señora no dio ningún mensaje a la parroquia.
¡Queridos hijos! Hoy estoy contenta y les agradezco sus oraciones. En los próximos días oren aún más por la conversión de los pecadores. Gracias por haber respondido a mi llamado!
   




Para de comparación con distinto lingüístico versión escoja

Para que Dios pueda vivir en sus corazones, deben amar.

`