Para que Dios pueda vivir en sus corazones, deben amar.