Semanales Mensajes de Medjugorje de Año 1984

Enero Febrero Marzo   Abril   Mayo   Junio  
Julio   Agosto   Septiembre   Octubre   Noviembre   Diciembre  
¡Queridos hijos! Yo he escogido esta parroquia de manera especial y mi deseo es guiarla. Yo la protejo con amor y deseo que todos sean míos. Gracias por haber venido aquí esta tarde. Deseo que cada vez sean más numerosos los que están conmigo y mi Hijo. Cada jueves les daré un mensaje particular para ustedes. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Gracias por haber aceptado mi invitación. Queridos hijos, conviértanse ustedes, los de la parroquia. Este es mi segundo deseo. Así podrán convertirse todos aquellos que vengan aquí. Gracias por haber respondido a mi llamado!
También esta noche, queridos hijos, les estoy especialmente agradecida por haber venido aquí. Adorad sin cesar al Santísimo Sacramento del Altar. Yo estoy siempre presente cuando los fieles están en adoración. En esos momentos se obtienen gracias particulares. Gracias por haber respondido a mi llamado!
(Este día, como cada jueves por la noche, los fieles estaban adorando al Santísimo Sacramento, pero esa noche en particular fue notable que muchos hombres permanecieran en la Iglesia para la adoración, a pesar de que habían trabajado intensamente en los campos.)
¡Queridos hijos! Esta tarde en particular, Yo deseo invitarlos a ser perseverantes en las pruebas. Consideren cuánto sufre mi Hijo todavía hoy a causa de sus pecados. Por eso, cuando tengan sufrimientos, ofrézcanlos en sacrificio a Dios. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Esta tarde los invito a honrar de manera especial el Corazón de mi Hijo Jesús. Hagan penitencia para reparar las heridas infligidas al Corazón de mi Hijo. Este Corazón es herido con cada pecado grave. Gracias por haber venido esta tarde!
¡Queridos hijos! Hoy les ruego poner fin a las murmuraciones y orar por la unidad de la parroquia, porque yo y mi Hijo tenemos un plan especial en relación con esta parroquia. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Tengan todos ustedes mis mismos sentimientos. Oren, oren, oren!
A pesar de que era jueves, Nuestra Señora no dio ningún mensaje. Por eso Marija llegó a la conclusión de que Nuestra Señora daría los mensajes de los jueves únicamente durante la Cuaresma.
Marija preguntó a Nuestra Señora: "Querida Señora, por qué no me diste el mensaje para la parroquia el jueves?" La Virgen respondió así:
Aún cuando Yo tenía un mensaje especial para la parroquia para avivar la fe de cada creyente, no quiero obligar a nadie a hacer aquello que no siente y no desea por sí mismo. Lamentablemente, son muy pocos los que han acogido los mensajes de los jueves. Al principio eran muchos, pero ahora se ha vuelto una costumbre. Y ahora, en estos últimos tiempos, preguntan por los mensajes sólo por curiosidad y no por fe y devoción a mi Hijo y a Mí.
Nuestra Señora no dio ningún mensaje
Muchos fieles se conmovieron por el último mensaje de Nuestra Señora. Algunos presentían que la Virgen ya no daría más mensajes a la parroquia. Pero esa tarde, Ella dijo:
Yo les hablo y deseo seguirles hablando en el futuro. Pero ustedes deben escuchar mis palabras.
¡Queridos hijos! Hoy estoy muy feliz porque hay muchos de ustedes que desean consagrarse a Mí. Les doy las gracias! No se han equivocado. Mi hijo Jesucristo desea concederles -a través de Mí- gracias particulares. Mi Hijo está contento por su consagración a Mí. Gracias a todos los que han respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Ya les he dicho que Yo los he escogido de manera especial tal y como son. Yo soy la Madre que los ama a todos. En esos momentos en que las cosas se pongan difíciles, no tengan miedo. Porque Yo los amo también cuando están lejos de Mí y de mi Hijo. Les ruego que no permitan que mi Corazón llore lágrimas de sangre a causa de las almas que se pierden en el pecado. Por lo tanto, queridos hijos, oren, oren, oren!
Era la fiesta de la Ascensión. Estaban presentes muchas personas de fuera. Nuestra Señora no dio ningún mensaje. Dijo a la vidente Marija que daría el mensaje el sábado, para que fuera comunicado a las personas el domingo.)

Mensaje, 2 de junio de 1984 [O] - - (Era sábado y Novena de Pentecostés)

¡Queridos hijos! Esta tarde les quiero pedir que durante esta Novena oren por la efusión del Espíritu Santo sobre sus familias y sobre su parroquia. Oren y no se arrepentirán! Dios les concederá Sus dones, con los cuales ustedes Lo glorificarán hasta el fin de sus vidas terrenas. Gracias por haber respondido a mi llamado!
El último jueves, Nuestra Señora otra vez no dio ningún mensaje para la parroquia. Ella prometió que lo dará esa tarde. El mensaje fue:
¡Queridos hijos! Mañana por la noche (Fiesta de Pentecostés) oren para recibir el Espíritu de la verdad, en particular ustedes los de la parroquia. Porque les es necesario para que puedan transmitir los mensajes así como son, sin agregar ni quitar nada, tal y como Yo se los doy. Oren para que el Espíritu Santo les infunda el espíritu de oración. Yo, como su Madre, me doy cuenta que ustedes aún oran poco. Gracias por haber respondido a mi llamado!
No hubo mensaje.
Oren, oren, oren! Gracias por haber respondido a mi llamado!
No hubo ningún mensaje particular para la parroquia.
¡Queridos hijos! Hoy quiero decirles que deben orar antes de iniciar cada trabajo y terminarlo con oración. Si lo hacen así, Dios los bendecirá a ustedes y su trabajo. En estos días ustedes han estado orando poco y trabajando mucho. Por tanto, oren. En la oración encontrarán descanso. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! En estos días, Satanás está tratando de obstaculizar mis planes. Oren para que su plan no tenga éxito. Yo oraré a mi Hijo Jesús para que El les conceda reconocer Su victoria sobre las tentaciones de Satanás. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! En estos días ustedes han experimentado cómo actúa Satanás. Yo estoy siempre con ustedes y no deben temer las tentaciones. Dios siempre vela sobre ustedes y Yo me he entregado a ustedes y estoy con ustedes aún en las tentaciones más pequeñas. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! También hoy deseo invitarlos a la oración perseverante y a la penitencia. Especialmente, que la juventud de la parroquia sea más activa en la oración. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy estoy contenta y les agradezco sus oraciones. En los próximos días oren aún más por la conversión de los pecadores. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Nuestra Señora no dio ningún mensaje a la parroquia.
¡Queridos hijos! Oren, porque Satanás insiste en hacer fracasar mis planes. Oren con el corazón y en la oración, entréguense a Jesús.
Era martes. Esta aparición ocurrió inesperadamente. Ivan estaba orando en su casa. Luego comenzó a alistarse para ir a la iglesia, a la liturgia vespertina. Improvisadamente se le apareció Nuestra Señora y le pidió que transmitiera el siguiente mensaje a la gente:
Pido a las personas que oren Conmigo estos días y que oren lo más posible. Que ayunen además estrictamente los miércoles y los viernes; que recen cada día cuando menos el Rosario completo: los misterios gozosos, dolorosos y gloriosos.
Nuestra Señora pidió a la gente que aceptara este mensaje con voluntad firme. Ella pidió esto en particular a los parroquianos y a los fieles de los lugares circunvecinos.
¡Queridos hijos! Los invito, especialmente a ustedes, los de la parroquia, a vivir mis mensajes y a transmitirlos a los demás, a quienquiera que encuentren. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Oren, oren, oren!" Marija informó que Nuestra Señora pedía a la gente, especialmente a los jóvenes, ser más disciplinados durante la Santa Misa.
¡Queridos hijos! También la Cruz formaba parte del plan de Dios cuando ustedes la construyeron. Especialmente en estos días, vayan al Monte Krizevac y oren al pie de la Cruz. Yo necesito de sus oraciones. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Sin oración no hay paz. Por tanto les digo, queridos hijos, oren por la paz al pie de la Cruz. Gracia por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Todavía necesito de sus oraciones. Ustedes se preguntan: Por qué tantas oraciones? Miren en torno suyo, queridos hijos, y verán cuán grande es el pecado que domina este mundo. Por tanto, oren para que Jesús triunfe. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a comenzar a ayunar con el corazón. Hay muchas personas que ayunan sólo porque todos los demás están ayunando. Se ha convertido en una costumbre que nadie quiere abandonar. Pido a la parroquia que ayune en acción de gracias, porque Dios me ha permitido quedarme tanto tiempo en esta parroquia. Queridos hijos, ayunen y oren con el corazón! Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Con vuestras oraciones me han ayudado a realizar mis planes. Continúen orando, para que estos planes se realicen plenamente. Pido a las familias de la parroquia que recen el Rosario en familia. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy deseo decirles que a menudo me regocijan con sus oraciones; pero hay muchos, incluso aquí en la parroquia, que no oran y mi Corazón se entristece. Por lo tanto, oren, para que Yo pueda ofrecer al Señor todos sus sacrificios y sus oraciones. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Este mensaje fue dado a la parroquia a través de Jakov en su casa. El no había ido a la iglesia ese día porque no se sentía bien. Este es el mensaje:
¡Queridos hijos! Que todas las oraciones que hagan por la noche en sus casas sean por la conversión de los pecadores, porque el mundo está en pecado grave. Recen el Rosario cada noche.
¡Queridos hijos! Gracias por haber ofrecido al Señor todas sus penas, incluso ahora que El los está probando con los frutos que ustedes están cosechando. Sepan, queridos hijos, que El los ama y por esa razón los pone a prueba. Continúen ofreciendo siempre todos sus sacrificios al Señor y no se preocupen. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a leer cada día la Biblia en sus casas; colóquenla en un lugar bien visible, de modo que siempre los estimule a leerla y a orar. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Oren en este mes" Dios me ha concedido cada día, a fin de que Yo pueda ayudarlos con gracias para defenderlos del mal. Este es mi mes! Yo quiero dárselos. Sólo oren y Dios les concederá las gracias que ustedes buscan. Yo les ayudaré en eso. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a renovar la oración en sus casas. Los trabajos del campo han terminado. Ahora dedíquense a la oración. Que la oración ocupe el primer lugar en sus familias. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Ustedes no se dan cuenta de los mensajes que Dios les manda a través mío. El les concede las gracias, pero ustedes no lo entienden. Oren al Espíritu Santo para que El los ilumine. Si ustedes supieran cuántas gracias les concede Dios, orarían sin cesar. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Ustedes son un pueblo elegido y Dios les ha concedido muchas gracias. Ustedes no están conscientes de los mensajes que Yo les doy. Ahora deseo decirles sólo esto: oren, oren, oren! No sé que otra cosa decirles, porque Yo los amo y deseo que en la oración conozcan mi amor y el amor de Dios. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! En estos días, esfuércense por vivir los mensajes principales y arráiguenlos en sus corazones esta semana. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! No, ustedes no saben amar y no saben escuchar con amor las palabras que Yo les dirijo. Dénse cuenta, mis predilectos, que Yo soy su Madre y que he venido a la tierra para enseñarles a escuchar por amor, a orar por amor y no a causa de la cruz que llevan. A través de la cruz Dios es glorificado en cada hombre. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! En estos días [de Adviento] los invito a la oración en familia. Muchas veces, Yo les he dado mensajes en nombre de Dios, pero ustedes no me han escuchado. Esta Navidad será inolvidable para ustedes, si acogen los mensajes que Yo les doy. Queridos hijos, no permitan que ese Día de Gozo se convierta para Mí en el día más triste. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Era la Fiesta de la Inmaculada Concepción. Vicka fue llevada al hospital la noche anterior para ser intervenida quirúrgicamente del apéndice. Ivan, Jakov e Ivanka estuvieron presentes en la aparición.
Yo estoy muy contenta con sus oraciones. Continúen por ese camino.
¡Queridos hijos! Ustedes saben que se acerca el tiempo de gozo [la Navidad], pero sin amor, no conseguirán nada. Por tanto, antes que nada, comiencen a amar a sus familias, a amarse los unos a los otros en la parroquia y entonces serán capaces de amar y acoger a todos los que vienen aquí. Que esta semana sea para ustedes la semana del aprendizaje del amor. Gracias por haber respondido a mi llamado!
¡Queridos hijos! Hoy los invito a hacer algo concreto por Jesucristo. Deseo que cada familia de la parroquia, como un signo de su abandono a Jesús, traiga una flor el Día del Gozo [la Navidad]. Deseo que cada miembro de la familia coloque una flor junto al Pesebre, para que Jesús pueda venir y ver su entrega a El. Gracias por haber respondido a mi llamado!
Jelena Vasilij trajo este mensaje a la parroquia:
Yo deseo que ustedes sean como una flor que florece en Navidad para Jesús, una flor que no deje de seguir floreciendo cuando la Navidad haya pasado. Deseo que sus corazones sean como los de los pastores [de Belén] delante de Jesús.
¡Queridos hijos! En esta Navidad, Satanás quería obstaculizar de manera particular los planes de Dios. Ustedes mismos, queridos hijos, reconocieron a Satanás el mismo día de Navidad. Pero Dios venció en todos los corazones. Que sus corazones continúen llenos de gozo! Gracias por haber respondido a mi llamado!
   




Para de comparación con distinto lingüístico versión escoja

Para que Dios pueda vivir en sus corazones, deben amar.